Nuestra mirada

Creciendo desde lo pequeño, Adín es un espacio que acompaña a familias en su deseo por el Bienestar.

Durante la intervención tenemos en cuenta la Globalidad del niñ@. Confiamos en un trabajo en equipo, donde la coordinación entre las diferentes áreas (familia, profesional educativo, médico, terapeutas, etc.), es fundamental para un tratamiento efectivo.

Favorecemos la participación activa de la familia en el proceso terapéutico. Actúan como un miembro más del equipo, sin dejar a un lado su función materna/paterna, de seguridad, diversión y cuidados, y sobre todo apoyándoles para que disfruten de sus hij@s.

Atención individualizada, con una intervención específicamente adaptada a la situación de cada niñ@.

Ofrecemos confianza y cercanía, favoreciendo un vínculo adecuado entre el niñ@ y su terapeuta.

Nuestra prioridad es respetar al niñ@ y su familia, aceptando sus decisiones, ofreciéndoles en todo momento una orientación objetiva que les ayude en su forma de actuar. Al mismo tiempo, proporcionamos una acogida sensible del niñ@ en las sesiones, teniendo en cuenta que hay cosas que simplemente no se hacen, ya que pueden interferir en su afectividad.

Mantenemos una absoluta confidencialidad con las personas que utilizan nuestros servicios.

Garantizamos profesionalidad, apoyándonos en nuestra experiencia y en la idea de continuar creciendo, ya que cada persona nos aporta nuevos conocimientos e ideas.

Sesiones personalizadas: nuestros tratamientos se adaptan al niñ@ y no el niñ@ al tratamiento. Contamos con la flexibilidad necesaria para ajustar los tiempos y los espacios de intervención a cada niñ@, según las necesidades de cada familia, por lo que las sesiones pueden ser individuales y/o grupales, en el propio centro o en el domicilio familiar.

“Ahora el niñ@ es el verdadero protagonista de su propio crecimiento, de su propio proceso. Nuestra labor es ofrecer un entorno seguro para que ese desarrollo sea lo más óptimo”